domingo, 15 de junio de 2014

Soporte para farol

En unas entradas anteriores, aperece un farol que hice para  unos amigos.
Al final el farol no se colocará en el techo, si no en una pared.

Con un taco largo de un palet, y unos trozos de forja de una ventana  he hecho este soporte que le viene perfecto para soporte de pared.





He calculado la distancia del gancho del farol  para darle la longitud adecuada al soporte. La punta le he quitado los ángulos y he dejado una superficie plana para hacerle un agujero, y así pasarle una anilla para  colgar el farol.

Se ha envejecido la madera y pintado con Hydrocom ya que estará expuesto en el exterior.

Una vez colocado en la pared, haremos el agujero por donde queramos pasar el cable eléctrico que ira al farol.

sábado, 17 de mayo de 2014

Un tronco de olivo.

Como ya he contado anteriormente, de la leña de olivo que me traen todos los años, suelo seleccionar algunos troncos. Habréis visto que he hecho varios objetos, pero este es bastante singular.

Era una simple rodaja de madera, perfectamente cortada y con un grueso de unos 5 cm de grueso por unos 28 cm de diámetro. Mi idea era hacer una simple tabla de cocina, para cortar la carne el pescado etc. Pero su final ha sido muy distinto.

En general la rodaja era bastante redondeada, a lo que acostumbra los troncos de olivo.  Le sobresalía un pico y decidí cortarlo para hacer una base en el costado, y poder dejarlo de pie en la cocina. La he pulido y lijado de forma iregular, me gusta dejar algunas imperfecciones, y se le ha impregnado solo con aceite de oliva, quedando un color bastante natural.

Hace unas semanas nuestros amigos Quique y Blanca de Sevilla, vinieron a visitarnos y le regalamos este tronco como recuerdo. Le dije que lo utilizaran como tabla de cocina, pero a los pocos días me enviaron estas fotos diciendo que el tronco formaría parte de la decoración del salón de su casa.




domingo, 20 de abril de 2014

Caja Retro



Sin duda este ha sido uno de los trabajos de los cuales estoy más satisfecho y he aprovechado más material reciclado.

Todo surgió de un artículo que hablaba de la técnica Decoupage. Consiste en “forrar” de tela o papel cualquier objeto, cajas, mobiliario, perchas, etc.

Decidí hacer una pequeña caja con unos listones de palet y la base con un trozo de madera de las cajas de los vinos.

 


Empecé a buscar materiales que me sirvieran para poder hacer la decoración, pero no encontré nada que se ajustara con lo que estaba buscando y recordé que de pequeño, guardé miles de sellos de correos que recortaba de los sobres para hacer colecciones y decidí utilizarlos para decorarla. Todo esto con la ayuda de mis hijos Daniel y Alicia.




Para despegar los sellos de los sobres, solo hay que sumergirlos un rato en agua y solos separan de los sobres. Aprovechamos que están mojados para ir pegándolos sobre la caja.





Solamente con cola blanca diluida en agua y un pincel, con el cual aplicaremos la disolución, comenzaremos a pegar los sellos por toda la superficie de la caja. 



Una vez colocados los sellos a nuestro antojo, daremos una pasada con agua cola un poco mas espesa para dar más cuerpo al colage. Cuando terminemos, la dejaremos secar bien.







Cuando este bien seco, aplicamos una generosa capa de barniz por toda la caja, esto nos dará una superficie que cubrirá todos los sellos y lista para poderse utilizar, incuso dependiendo del barniz, pude aguantar en el exterior. He invertido mucho tiempo para hacerlo, pero creo que ha merecido la pena.
 Este ha sido su resultado final.






domingo, 2 de marzo de 2014

Perchero II



Me hacia falta un perchero para un dormitorio, y rebuscando entre los materiales, encontré lo que necesitaba, unos baldosines de barro como los que utilicé para hacer una lámpara de led, unos trozos de madera de palet, unas anillas de hierro y unos clavos largos de forja decorativos.

Para hacer los cuarterones centrales, como he dicho, he utilizados unos baldosines de barro de 7X7 cm, pero se puede utilizar cualquier otro material.

Para colgar las prendas en el perchero, he colocado los clavos largos de forja, que son lo suficiente sólidos para soportar las cosas que cuelgues en ellos.

He envejecido la madera imitando zonas de carcoma y he pintado de nogalina quedando un aspecto antiguo a este perchero. Este ha sido el resultado

 



domingo, 16 de febrero de 2014

Porta pinceles.




He esperado a encontrar un tronco adecuado para hacer este práctico porta pinceles y cuando me trajeron este tronco de encina decidí hacerlo.

El tronco elegido ha sido uno bastante redondo, de unos 10 cm de diámetro. Cortamos un trozo de unos 8-10 cm de grueso. Una vez cortado, hacemos lo agujeros que deseemos distribuyéndolos por todo el tronco. He medido para que no estén demasiado juntos entre si y los he separado unos 2-3 cm entre ellos y he taladrado 9.

Con una broca de 9 mm he perforado el tronco haciendo los agujeros que servirán para colocar los pinceles. Una vez hechos estos agujeros he cortado un trozo en diagonal, dejando la pieza en forma de "cuña". Me gusta más que tenga esta forma a que sea un simple tronco recto.

Una vez cortado he pasado una broca mas gruesa para eliminar el filo. Este es su aspecto.


domingo, 12 de enero de 2014

Cofre.



Llevo tiempo queriendo hacer un cofre, pero siguiendo con la línea de este blog no he querido hasta conseguir todas sus partes de productos reciclados.

Hace unos días encontré lo único que me faltaba, unas tiras de fleje de acero utilizadas para los embalajes de gran tonelaje. Son ideales para hacer muchos objetos.

Al ser de más anchura que las que tenia, me ha permitido hacer las piezas que necesitaba.

La mayoría de las partes metálicas que utilizo para hacer partes antiguas, las suelo oxidar y envejecer. Como he dicho en anteriores entradas. Las sumerjo en agua con ácido, hasta que cojan un aspecto apropiado y parezcan antiguas.

He utilizado maderas de una vieja estantería, también de palet y la base de las cajas de  vinos, que como os comenté, es una buena materia prima para hacer numerosos objetos.



Las bisagras y refuerzos están hechas con las tiras de fleje mencionado y el tirador con una vieja anilla de hierro, y alambre.


He imitado carcoma y desperfectos en la superficie del cofre para que parezca viejo.


El acabado, al ser para interior, he utilizado nogalina y para dar un aspecto más antiguo una buena capa de cera nogal.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Portal de Belén.



Desde hace años me ha fascinado todo lo relacionado con las maquetas, y como no, los Belenes.

He querido hacer esta entrada en estas fechas, por que viene muy bien intentar hacer uno mismo su propio Belén y así poder usar para ello numerosos materiales reciclados y por un coste muy bajo.

He ido recuperando poco a poco diversos materiales, y lo único que he tenido que comprar ha sido, cola, escayola y pasta de modelar.

A la hora de hacer un Belén, tendremos que tener en cuenta la escala de las figuras. Existen en el mercado muchas medidas y en función del espacio que tengamos, deberemos elegir las más adecuadas.

Mis figuras son de unos 12 cm de altura, por lo cual el Portal de Belén tiene que tener unas medidas considerables.

Mide 37 cm de ancho, por 42 cm de alto, por 32 cm de fondo. 




Para empezar, he utilizado como base una de las tapas de las cajas de madera de los vinos. Suelo recuperar todas las que me dan, son muy útiles para hacer muchas cosas.

La estructura de Portal es de porexpan, mas conocido como “corcho blanco” para los embalajes.

Cuando encontré un trozo que se adecuara a las medidas idóneas, decidí ponerme manos a la obra.

Cortamos a la medida adecuada las paredes, y hacemos los recortes de la puerta y las ventanas.Las unimos entre sí pegándolas con cola blanca. Hay que tener cuidado con que pegamentos trabajamos, ya que algunos derriten el porexpan. Para ayudarnos a fijarlas entre si, podemos utilizar alfileres y una vez seca la cola los podemos retirar.


Una vez seca la cola y  antes de colocar el techo, haremos una masa con escayola con una textura parecida a las natillas y la aplicaremos por todas las caras, por dentro y fuera de las paredes y también por el suelo. Una vez bien cubierto dejaremos que se seque. Mientras mas textura dejemos mucho mejor a la hora de pintar. 



Para hacer la cúpula del techo utilizaremos como molde media pelota de tenis o algún objeto en forma de media esfera que se adecue a las medidas que necesitemos. Cubrimos el molde con papel de periódico y con una disolución de cola de carpintero y agua, vamos mojando el papel hasta cubrirlo por completo. Pasado un tiempo cuando el papel tenga consistencia retiramos el molde y dejamos que se seque por completo.

Pegamos el molde de papel en forma de cúpula en el centro del techo de porexpan,  y aplicamos escayola hasta cubrirla por completo. Una vez seca la podemos poner y pegar encima.



Para las piedras decorativas de la fachada, he utilizado bandejas de porexpan  como las que hay en las bandejas de verdura o carne envasada. He recortado las piezas y las he pegado, posteriormente las he pintado con pintura acrílica.






En este caso el techo lo he hecho en dos partes. La parte de la cúpula de escayola y porexpan y la zona que esta en pendiente, he utilizado un trozo de madera de marquetería y el pegado en el techo trozos de un viejo sombrero de paja y le he puestos unos trozos de madera transversales.






He utilizado unas cuantas varillas de las perchas de madera para hacer unas falsas vigas de techo, sobresaliendo por la fachada y decorando la misma.


Para las ventanas he utilizado la madera de marquetería que como comentaba, traen algunas cajas de vinos. Les he hecho unas rajas imitando las duelas de madera y les he colocado unas bisagras que he improvisado con chapa.




En la otra ventana, he utilizado una gasa imitando la celosía, la he pegado con cola de carpintero al marco de de la madera y la he pintado igualmente como el resto de la madera. Al secarse queda más rígida e imita mejor la celosía.


Para hacer la columna he utilizado pasta de modelar. Es muy fácil utilizarla, es como moldear plastilina. Damos la forma deseada y dejamos que se seque. Una vez seca tiene la textura de la escayola. La podemos decorar o pintar de la manera que queramos.

Quizás de las partes más gratificantes y sencillas es el suelo. Para hacerlo, simplemente una aguada con cola de carpintero encima de la escayola del suelo. La extendemos muy bien por toda la superficie y vertemos toda la cantidad que queramos de arena de playa. Le podemos aumentar o disminuir la textura según nos interese, al igual que introducir en ese proceso si queremos, algún objeto como ramas, rocas, troncos etc.
Pues estos son más o menos los pasos a seguir para hacer nuestro propio Portal de Belén o cualquier otra edificación del mismo.